El coste de la Seguridad en el Fútbol. La Copa Libertadores en Madrid


Ya sabemos que el fútbol es un deporte con un alto componente de cohesión por el hecho de que las emociones compartidas producen un vínculo entre las personas que incrementan el instinto grupal y el orgullo de pertenencia. El bienestar derivado de esta práctica procede de la cascada endocrina que produce, pues se libera en el torrente sanguíneo toda una suerte de sustancias químicas, entre ellas, las endorfinas, hormonas euforizantes y promotoras de desinhibición y sedación.

Manuel Sánchez Gómez-Merelo
Consultor Internacional de Seguridad

Sin embargo, su efecto no es únicamente positivo pues, en las personas con factores de riesgo, los picos de adrenalina que también se producen pueden facilitar la agresividad y ser predisponentes hacia enfrentamientos que conduzcan a la violencia verbal o física, con toda suerte de modificaciones fisiológicas o psicológicas anejas, que eleven la tensión arterial, disminuyan el autocontrol, o predispongan la aparición de accidentes cerebrovasculares.

Antecedentes

Recientemente, tras los violentos enfrentamientos en Buenos Aires entre hinchas del River Plate y el Boca Juniors, que llevaron a suspender la final de la Copa Libertadores de fútbol 2018, se generó una fuerte crítica por parte de la población hacia las autoridades que estaban encargadas del operativo de seguridad. Los hinchas del River atacaron al autobús que transportaba a los jugadores del Boca al estadio Monumental e hirieron a algunos de ellos, presentando un espectáculo que, siendo moderados, podríamos calificar de bochornoso.

Los altercados se saldaron con 29 detenidos, tras una violencia en aumento por parte de los adrenalínicos aficionados de ambas formaciones, y el hecho ha supuesto que, Martín Ocampo, Ministro de Seguridad de Buenos Aires, haya decidido dimitir tras de lo que se ha considerado un fallo del operativo, que no pudo evitar que la disputa provocara la suspensión de la final de la Copa Libertadores.

Este primer encuentro casi terminó en catástrofe y, en el temor de que se pudiera repetir la barbarie, la segunda contienda prevista entre estos dos equipos ni se llegó a celebrar, en un intento de aplazamiento que pudiera sofocar la inflamación de sus violentos.

El excoordinador de la extinta Subsecretaría de Seguridad en el Fútbol argentina, consultado acerca de esta suspensión, ha dicho que “ni las autoridades están capacitadas para dar seguridad, ni los estadios son aptos, ni la gente se relaciona con el deporte de un modo normal”.

Sin embargo, es paradójico que, en el deporte que más millones maneja y más recursos mueve, no se haya podido encontrar soluciones educativas, científicas o al menos ingeniosas para reconducir comportamientos o aplacar la violencia (más allá de contenerla), y tampoco las autoridades sean capaces de gestionar un espectáculo en el que, cada vez con más frecuencia, el deporte queda relegado detrás del ejercicio de agresividad y desahogo febril que se despliega dentro y fuera de los estadios.

De manera inesperada, la organización de la Copa Libertadores, la CONMEBOL, encuentra la solución y, en vez de resolver, decide “quitarse el problema de encima”, dando la noticia de que el partido va a jugarse fuera de Argentina y del continente “por cuestiones de seguridad”. Las opciones eran Francia y España y, finalmente, se ha producido el anuncio de que se celebrará en Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu.

Por su parte, estos violentos angelitos argentinos, protestan porque no quieren venir a España y hasta han rebautizado a la que ahora llaman la “Copa Conquistadores”. Las dos aficiones parecen no tener ninguna gana de acudir a Madrid a cerrar tan atropellada final, quizá temerosos porque las medidas de seguridad no son iguales que en Argentina y por el entendible incremento de los costes para los asistentes.

Sin atender a razones, la CONMEBOL, ha solicitado formalmente la celebración de la final en el estadio Santiago Bernabéu en el fin de semana del 8 al 9 de diciembre y así lo han trasladado a los representantes del Gobierno central y Autoridades del Real Madrid.

Los riesgos que para Madrid puede representar esa violencia importada pueden ser numerosos, pero el Real Madrid no solo se verá beneficiado porque en su estadio se juegue una de las finales más importantes de la historia del fútbol, sino también porque cobrará dos millones y medio de euros por el alquiler de su campo, más el taquillaje que le corresponde.

Riesgos. Operativo de Seguridad en Madrid

Con toda urgencia, las autoridades madrileñas se han preparado para recibir esta importante final. Los habitantes de la capital española se debaten entre el gusto de recibir un partido de esta envergadura y el temor de que se repitan episodios como los vistos en Buenos Aires en distintas ocasiones. No obstante, Madrid se considera capaz de garantizar la seguridad del que podría ser uno de los partidos más violentos del mundo. Ese es el acuerdo al que han llegado los clubes, la RFEF, la CONMEBOL y la FIFA, acuerdo que a continuación ha ratificado el Gobierno.

Las autoridades han convenido que el encuentro se hará con “todas las garantías de seguridad”, subrayando que Madrid está acostumbrada a celebrar grandes eventos deportivos y a hacerlo “con seguridad y facilidad”, recordando, como ejemplo, que el año próximo acogerá la final de la Champions.

Cada club tiene asignadas 25.000 entradas controladas -solo 5.000 en Argentina- y el resto se pondrán a la venta en taquilla (sólo en Madrid hay censados cerca de 150.000 mil argentinos).

El encuentro ha sido clasificado como de “Alto riesgo máximo”. En los alrededores del estadio se establecerá un triple anillo de seguridad, similar al del clásico que se celebró en Chamartín días después de los atentados de París, en noviembre de 2015, puesto que este encuentro “Es más complejo que una final de la Champions”.

Un dispositivo triple de seguridad basado, principalmente, en el control de documentos de identidad junto con las entradas que serán nominativas. Nadie podrá superar dichos controles de acceso sin una entrada con su nombre, unida a su correspondiente pulsera identificativa [tal y como ya se ha anunciado, no se pondrán entradas a la venta en taquillas del Santiago Bernabéu, ni tampoco en Argentina, sino que las entradas reservadas se recogerán en persona en puntos de encuentro en Madrid, y será ahí donde se efectuará el primer proceso de identificación y control].

El plan de seguridad que plantea Madrid para la final de la Copa Libertadores contará, según fuentes del Ejecutivo, con un dispositivo especial, que tendrá más de 4.000 efectivos entre agentes policiales y seguridad privada, más otros 350 efectivos de personal sanitario y emergencias.

El escenario y los protocolos de seguridad serán completamente diferentes en esta ocasión. Dentro del Bernabéu, el club elevará sus medidas de prevención con la seguridad privada y en los controles de acceso se cacheará uno por uno a todos los espectadores. «Y esta vez será de forma literal», advierten, para evitar que se introduzcan objetos prohibidos, ya sean armas o pirotecnia.

Por otro lado, la Policía de Buenos Aires se desplazará hasta Madrid para vigilar a los “barras bravas” y asesorar a las fuerzas del orden españolas. El plan es que los aficionados de los dos clubes lleguen desde Argentina acompañados por policías y que estos sigan a los hinchas más violentos. Además, una vez en el estadio, que contará también con fuertes medidas de seguridad, serán trasladados y colocados en zonas separadas.

En todo caso, podemos colegir que, tanto para los aficionados como para la ciudad, en Madrid está en juego algo más que la gloria deportiva.

Coste de la Seguridad

Pero, quién pagará la seguridad en la Final de la Copa Libertadores es algo que aún está por ver.

La celebración de la final de la Copa Libertadores en Madrid ha resucitado el debate sobre quién se hace cargo del coste de la seguridad pública que exigen los partidos de alto riesgo, encuentros que generan claros beneficios económicos a los clubes, pero que requieren recursos públicos extraordinarios.

Los sindicatos policiales han sido los primeros en volver a poner sobre la mesa el elevado gasto que supone al erario público garantizar la seguridad antes, durante y después de los partidos, con miles de efectivos y recursos desplegados por la ciudad, desde los más visibles como los agentes de la UIP, medios aéreos, guías caninos o caballería, hasta las unidades de subsuelo, Tédax o Servicios de Información.

Solo el desplazamiento de un agente antidisturbios de la UIP, cuesta 72,12 euros de dieta. “Si vienen alrededor de 700 efectivos, que son los que podrían venir desde fuera a la capital, el gasto sería de unos 50.000 euros diarios solo en UIP”, señala el sindicato CEP. Y, eso, sin tener en cuenta que el desplazamiento de estos agentes, a los que ya les ha suspendido los permisos y asuntos propios, será de unos tres días mínimo, por lo que solo en UIP el coste ascenderá a más de 150.000 euros.

“Los clubes, pero también la FIFA, la UEFA o la CONMBOL son entidades que manejan mucho dinero y obtienen importantes beneficios pero no se gastan un euro en la seguridad pública de estos eventos”, recuerda también el portavoz del SUP quien considera que el Estado no puede ni debe asumir 200.000 o 300.000 euros cada vez que se organiza un partido de este tipo.

Sin ir más lejos, el coste de la seguridad pública global de toda una temporada de la liga española se eleva a más de 10 millones de euros.

El debate que ahora resurge pero que viene de lejos. Ya en 2012 la UFP pidió al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que estudiara la posibilidad de cobrar la seguridad que presta la Policía Nacional en los partidos de fútbol o espectáculos públicos, algo que también el exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba planteó a la Liga, sin obtener respuesta.

La seguridad de una Cumbre sí, de un partido de fútbol, no… es tan presentable

Finalmente, también queda para la reflexión, el análisis y la cuantificación del negocio. El por qué Argentina sí es capaz de garantizar la seguridad pública, como ha hecho en la reciente Cumbre del G20, donde el gobierno ha utilizado más de 100 millones de dólares en organizar el acto, pidiendo a trabajadores y empresarios “poner el hombro”, para, a continuación, decidir sacar del país un encuentro entre dos equipos de fútbol argentinos “por razones de seguridad”.

Uno de los gastos mayores de la convocatoria de la Cumbre del G20, ha sido dedicado a la compra de equipos antidisturbios y a los operativos destinados a blindar y aislar Buenos Aires, más aún que para un encuentro de fútbol de “Alto riesgo máximo”.

Y, además, si algo faltaba para aumentar tensiones, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, autorizó a las fuerzas policiales a usar armas de fuego en el marco de la Cumbre del G20, que podrían utilizarse ante “situaciones de peligro inminente de ataque con armas letales” contra los líderes del mundo, pero también, como se denuncia, contra manifestantes si se “desborda” cualquiera de las marchas de protesta que fueron convocadas.

También se han dado anécdotas, pues entre los objetos más inverosímiles que fueron confundidos con una bomba, se ha dado el hecho de hacer estallar un bolso por la policía por sospechar que era un artefacto explosivo… y tan sólo llevaba un pollo para cocinarlo después.

En definitiva, el garantizar la seguridad en los eventos públicos, no solo es una cuestión de todos sino también de economía, educación ciudadana, inteligencia y rigor profesional.

Esta entrada fue publicada en fútbol, Formación en Seguridad, infraestructuras críticas, Manuel Sánchez Gómez-Merelo, políticas de seguridad, prevención, protección, seguridad, seguridad ciudadana, seguridad integral, seguridad pública, seguridad privada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.