La Seguridad Privada en el Mundo “Convergencia y Globalización” (5)


PROYECCIÓN DEL SECTOR DE LA SEGURIDAD PRIVADA EN EL MUNDO

El mercado mundial de la seguridad privada es de unos 87.500 millones de euros con un crecimiento importante en países emergentes.

En la actualidad, y derivado de las diversas potencialidades de materializarse los distintos riesgos y amenazas sobre también bases muy diferenciales de vulnerabilidades la Seguridad, en general y la Seguridad Privada en particular está desarrollándose de forma muy irregular en el mundo.

Europa está atravesando una situación difícil derivada principalmente de una crisis generalizada financiera y social y muy especialmente en la llamada zona euro que sufre una crisis de manera más severa debido a su estructura del mercado laboral y su baja productividad en general.

En este sentido, el sector de la seguridad privada ha sufrido, aunque menos que otros sectores. Aún así, el crecimiento ha sido mucho menor y con signos de decrecimiento en la facturación en la totalidad de los países. Este decrecimiento de ingresos ha llevado a una reducción especial de los beneficios.

Por otra parte, Estados Unidos vive una situación de incertidumbre en materia de seguridad derivada, por un lado, del haber sufrido una crisis financiera extrema y una crisis del mercado inmobiliario que ha traído una situación de desempleo que no había existido en Estados Unidos anteriormente.

No obstante, el sector de la seguridad privada estadounidense todavía representa un 40 por ciento del total de la actividad mundial aunque ha sufrido la crisis como el resto de sectores pero, al igual que en Europa este sector se ha comportado bastante mejor.

Lo cierto es que los mercados emergentes han salido reforzados de esta especie de crisis generalizada. Los mercados emergentes, o en gran medida el resto del mundo, presentan realidades muy diferentes y se ha comportado en general bastante mejor que en Europa y Estados Unidos.

En cualquier caso, el crecimiento ha sido menor al histórico pero todavía superior al 5 por ciento en muchos casos. Además, los países de economías emergentes están agregando más de 50 millones de personas a la clase media anualmente lo que supone un alto crecimiento de la demanda (por encima del crecimiento del PIB) de servicios en general, y de seguridad privada en particular.

Pero, la realidad, es que el sector de la seguridad privada en los mercados emergentes supone todavía una parte muy pequeña del sector mundial, aunque su crecimiento es cada vez más importante. La tendencia es hacia crecimientos por encima del 8 por ciento y esto, además, se está reflejando en mayores márgenes empresariales aunque todavía se perciben con beneficios y riesgos irregulares.

La tendencia es hacia un crecimiento económico más rápido con importantes posibilidades de consolidación del mercado y aplicación de sinergias. Hay una mayor inversión en seguridad privada ya que crece más que proporcionalmente al PIB y con notables incertidumbres e inseguridades en muchos de estos países, ya que las amenazas también están aumentando.

En cuanto a los riesgos empresariales se detectan elevados niveles de corrupción incrementados por legislaciones laborales y mercantiles con reducida seguridad jurídica a lo que hay que sumar importantes limitaciones a la repatriación de beneficios y mayores niveles de violencia y por tanto mayores riesgos para la actividad.

Esta entrada fue publicada en crisis, Defensa, Manuel Sánchez Gómez-Merelo, políticas de seguridad, privada, seguridad, seguridad pública, seguridad privada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s